¿Qué hacer si te has quedado sin empleo?

La pérdida del puesto de trabajo suele ser un golpe duro, y más si tenemos obligaciones familiares y/o económicas. Es por ello que lo primero que solemos hacer es buscar trabajo, pero ¿de qué manera?

Coger el viejo currículum o entrar en el perfil de Infojobs, añadir el último empleo y apuntarnos a todas las ofertas que veamos es una opción, pero ni es la más acertada ni la que ofrece los mejores resultados. Así no vamos a conseguir diferenciarnos del resto.

Personalmente yo haría lo siguiente:

  1. Doy a conocer la situación de desempleo a mi entorno sin tapujos, ya que cuanta más gente sepa que busco empleo, más posibilidades tendré de conseguirlo. Gran parte de las ofertas laborales no se publican puesto que son cubiertas por recomendaciones o candidaturas espontáneas.
  2. Identifico el/los puesto/s que quiero, siempre siendo consciente de mi perfil profesional y de las oportunidades que tengo de conseguirlo.
  3. Analizo los requisitos y perfiles profesionales que se piden en las ofertas de empleo existentes en Internet para el puesto deseado. Esto ayudará a mejorar mi candidatura. Si ofrezco lo que las empresas buscan (siempre y cuando se corresponda con la verdad) tendré más posibilidades de destacar.
  4. Diseño y redacto un currículum enfocado a ese puesto. Tendemos a incluir toda la información laboral en nuestro CV sin darnos cuenta de que es posible que gran parte de ella no aporte valor. Selecciono muy bien la información que quiero presentar. Priorizo la calidad frente a la cantidad e incluyo los requisitos estudiados en el paso anterior.
  5. Busco empresas en las que me gustaría trabajar. Utilizo Google o Google Maps para localizar las que más me convienen en función de mi ubicación. Intento conseguir un email o teléfono para poder contactar con el departamento de recursos humanos.
  6. Redacto una carta de presentación específica para el puesto deseado, incluyendo el nombre de la empresa para que se note el gran interés que tengo.
  7. Envío mi currículum y la carta de presentación a las empresas seleccionadas mediante email. El CV lo mando adjunto y la carta de presentación escrita en el propio email (no la adjunto al igual que el CV). Suelo poner en el asunto algo que llame un poco la atención, pero si no te gusta la idea siempre puedes optar por poner CV y tu nombre (como todos). Lo importante es no dejar el asunto en blanco.
  8. Creo un perfil profesional en Linkedin o lo actualizo, en mi caso. Esta plataforma no solo sirve para ver ofertas de empleo, lo primordial es crear una red de contactos de profesionales de mi sector. En Linkedin se puede acceder a las empresas en las que me interesa trabajar y ver si tienen procesos de selección abiertos. Incluso se puede contactar con trabajadores, siempre de forma no intrusiva.
  9. Creo un perfil específico en Infojobs. Esta herramienta permite crear varios currículums y cartas de presentación, por lo que es muy recomendable tener un currículum para cada puesto deseado. Creo que un currículum general con todas las formaciones y experiencias solo va a lograr que el reclutador de personal se aburra, si es que llega a leerlo. No aporta valor y no hace destacar frente a otros candidatos.
  10. Utilizo Infojobs y otras plataformas para apuntarme a las ofertas que creo convenientes y que sean acordes a mi currículum.
  11. Intento mejorar mi perfil profesional mediante cursos, formación autodidacta, voluntariados, etc.
  12. Si sigo sin encontrar empleo una vez mejorado mi perfil, vuelvo al paso 1.

Estos son los pasos que yo sigo en el proceso de búsqueda de empleo, que no quiere decir que sea el único camino. Creo que lo importante es estar en continuo aprendizaje y ser conscientes de lo que el mercado laboral pide y de lo que nosotros podemos ofrecer.

Siempre estamos a tiempo de aprender algo nuevo y de iniciarnos en una nueva profesión. Muchos de los trabajos de hace 50 años o menos ya no existen prácticamente, en cambio, cada año vemos puestos nuevos.

Otra alternativa que pocos se plantean es emprender, pero de esto hablaremos en otra ocasión.

En definitiva, considero que hay que tomarse las cosas con filosofía porque todo pasa por algo. Lo que hoy consideras un hecho negativo, mañana puede ser lo mejor que te ha pasado. ¡Reinvéntate y mejora!

Compártelo con tus amigos

Deja un comentario